La última noche del mundo

Tiziano, el idolo italiano de los últimos tiempos, sin duda, uno de los más grandes exponentes de la música, famoso en los paises de habla hispana y por supuesto en su tierra Italia es toda una celebridad, nos regala esta hermosa canción, precisa para aquellas personas enamoradas, una letra hermosisima para esta canción.

La ultima noche del Mundo es un sencillo de su más reciente album, el amor es una cosa simple. pues bien aquí abajo te dejo la letra para que la puedas cantar una y otra vez.

Letra de La última noche del mundo de Tiziano Ferro

Cae la nieve y yo no comprendo
Como es que ahora quisiera rendirme
Son tantas avenidas, desaparecen de mis ojos
Casas, colinas que ayer estaban claras
Y yo yo perdido en este blanco
Me miro en el espejo y no sé que estoy buscando
he encontrado tu sonrisa dulce
Que brilla en esta nieve como un millón de luces
Y cae la nieve como cae el mundo
Y sé que nadie entiende el frío extremo que siento
Y recordé y recordé que todo este coraje no es nieve
No va a derretirse aunque debiese
Cartas, palabras al aire se han improvisado
la última noche del mundo
La pasaría contigo
Y si me debo enamorar será también de ti
Que absurdo es odiarnos y lo sé yo
El único en el mundo
Que inútil es un odio tan profundo
he encontrado tu sonrisa dulce
Que brilla en esta nieve como un millón de luces
Y cae la nieve como cae el mundo
Y sé que nadie entiende el frío extremo que siento
Y recordé y recordé que todo este coraje no es nieve
No va a derretirse aunque debiese
no nos permitimos estar bien no existen excepciones
Y sonriendo nos caemos ante los demás
Amar no es un privilegio es solo habilidad
Reír de todos los problemas mientras quien odia tiembla
Tu sonrisa dulce es tan transparente que ya después no hay nada
Un gesto simple pero tan profundo que se reinicia el tiempo, y se reinventa el mundo
Y me recuerda que el coraje no será jamás de nieve
he encontrado tu sonrisa dulce
Que brilla en esta nieve como un millón de luces
Y cae la nieve como cae el mundo
Y sé que nadie entiende el frío extremo que siento
Y recordé y recordé que todo este coraje no es nieve.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *